Rock and Roll, Parte 1. El comienzo de una historia

Rock and Roll, Parte I. El comienzo de una historia

2 marzo, 2013

Hay grandes historias que nunca o pocas veces son contadas. Historias que se olvidan y clasifican en ese archivo social custodiado por el tumulto del presente y del futuro. Parece difícil entender que nada surge de la nada. Todos llevamos una herencia en la espalda que influye en nuestras creaciones y originales, y a veces necesitamos recordarla y entender el por qué y el por qué no de las circunstancias actuales.

Por eso quiero contar una historia que todavía sigue viva, aunque muchos (lo veremos), no lo hubieran querido.

Siglo XVII en el Nuevo Continente

El mundo se erige orgulloso jactándose de sus proezas en tecnología, ciencia o medicina, mientras crece oscilante entre la barbarie y la atrocidad de las guerras, el genocidio y el conflicto.

Como cifra referencia, 1620.

Cruzando el océano, llegaban los primeros habitantes del occidente africano a las colonias inglesas que, lejos de contemplar una venidera vida ociosa como la que gozaban sus patrones, eran despojados de derechos, justicia, hogar y dignidad, en un éxodo obligado que duraría unos doscientos años.

Al principio eran grupos reducidos. Después, montones de esclavos fueron comercializados por terratenientes de tez blanca que no vieron en ellos más que mercancía y mano de obra barata.

Quince de los cuarenta millones de hombres, mujeres y niños raptados llegaron a América, “la tierra de las oportunidades“. Eran comercio y distracción del hombre blanco; relegados a una vida lacerante de castigo vil y grotesco, anulados en libertad, voz y cultura.

Sin embargo, pese a las encorsetadas, reales y también alegóricas cadenas, muchos supieron dar vía de escape a su identidad. ¿Cómo? A través de la música.

Melodías, ritmos y acordes eran el único equipaje que pudieron llevar consigo en ese viaje determinante. Sonidos que jamás olvidaron y supieron adaptar a su equivalente colonial y europeo, creando el preludio de lo que hoy se conoce como música afroamericana.

Deja un comentario